TU CORAZÓN ES TU MAESTRO

….. en BILBAO Y PALMA DE MALLORCA.


Deja un comentario

El maravilloso instante de la Concepción – Carlos Muñoz.

01-concepcion-3

Hoy voy a escribir sobre lo que a mi parecer es el momento clave en nuestra vida: LA CONCEPCIÓN.

Todo en el Universo es cíclico, todo tiene un comienzo y un final, o mejor dicho, todo aparece en una realidad determinada, evoluciona siguiendo su proceso y por último desaparece a través de un cambio de estado, apareciendo de nuevo en otra realidad distinta a la anterior, en la que también seguirá su proceso de evolución. Y así hasta el infinito…. Hasta la ciencia lleva muchos años diciendo que la energía ni se crea ni se destruye, se transforma. Estos procesos son una forma de fractalidad. Se sabe que las partículas subatómicas aparecen y desaparecen de nuestra realidad miles de veces por segundo. ¿A dónde van?

Si cambiamos de escala y prestamos atención al ser humano, en el momento de la Concepción hay “algo” (a falta de una palabra mejor) que se instala en la combinación del espermatozoide y el óvulo, o sea, aparece en nuestra realidad. Tras una vida de experiencias, aprendizaje y evolución, finalmente morimos, y ese “algo” abandona este cuerpo físico y aparentemente desaparece. Evidentemente desaparece de nuestra percepción porque está en un rango de vibración fuera del alcance sensitivo del ser humano (otra dimensión). La teoría de la reencarnación se apoya en esta idea.

Si volvemos a cambiar de escala, nos damos cuenta que todas las estrellas, planetas, asteroides, cometas, gases interestelares, etc, giran a toda velocidad alrededor del plano de la galaxia, pero aproximándose muy lentamente hacia el agujero negro supermasivo que se encuentra en su centro. Este proceso dura eones ( un tiempo enorme inmanejable para nuestra escala), pero cuando nuestro planeta llegue a ese punto, evidentemente desaparecerá de este plano de existencia y su alma planetaria pasará a otro plano.

Volviendo al ser humano, hay un momento en el que nuestra Alma elige donde se va a encarnar, en el seno de que cultura, de que familia. Sabe que naciendo en ese lugar familiar determinado va a conllevar una serie de programas inconscientes que van a condicionar totalmente su paso por la vida. La inteligencia del Clan acopla esta información transgeneracional en el instante mismo de la Concepción.

¿Por qué es tan importante lo que ahí ocurre? Porque esa información nos conduce inexorablemente a vivir situaciones en nuestra vida una y otra vez, que tienen que ver con la información transgeneracional que portamos. Es una manera perfecta de exponernos siempre a las mismas situaciones con el fin de aprender algo de ellas. En la naturaleza, todo acaba expuesto en algún momento dado a algún agente estresante. Y es ahí donde puede ocurrir la adaptación, que es un eslabón en la larga cadena de la evolución.

A nivel familiar ocurre lo mismo. En el momento en que encarnamos (la Concepción) , pasamos de ser un campo de posibilidades infinitas que algunos llaman Alma, el Ser, etc, a ponernos una mochila con información limitante (creencias, traumas, memorias físicas, etc) que nos acompañará el resto de nuestra vida. Estamos dentro de un sistema evolutivo autoorganizado (la familia), y con nuestras experiencias aportamos información a tiempo real al inconsciente familiar, el cuál determina las siguientes estrategias. Se podría hacer el símil de que el ser humano es a la humanidad lo que la célula al ser humano, y dentro del sistema llamado humanidad, hay subsistemas: paises, provincias, ciudades, pueblos, barrios, familias y personas.

Es como si en ese momento se decidiera el devenir de nuestra vida. Toda esa información que llevamos en nuestra mochila nos acota tanto nuestra capacidad de decisión, que se puede decir que prácticamente no tenemos libre albedrío. Y todo comienza en ese instante sagrado, desde ahí está nuestra programación haciéndonos experimentar (incluso en la tripa de nuestra madre) situaciones a las cuales somos especialmente sensibles por configuración. Lo que ocurre es que en el caso concreto del embarazo, es a través de las experiencias de la madre. Y así nos pasamos la vida, viviendo situaciones de un color similar en la niñez, en la adolescencia, en la adultez, y finalmente en la vejez. Si por ejemplo una de nuestras temáticas fuera la sensación de inexistencia, de niños podrían nuestros amigos dejarnos de lado, de adolescentes podriamos sentir que ninguna persona que nos gusta sabe ni que existimos, quizá ya de adultos y si hemos conseguido emparejarnos, nuestra pareja está siempre ausente o no nos hace ni caso.

La vida es machacona, una y otra vez, pero en el fondo es una bendición, porque te está diciendo constantemente cuál es el problema, y si por cansancio o por lo que sea, te das cuenta de ello, ya puedes empezar a hacer cambios. No puedes arreglar algo que ni siquiera sabes que existe. Y ahí es donde todo se pone interesante, porque para hacer cambios en tu vida hay que tomar decisiones que se salen del estrecho margen de decisión con el que nacimos. Asi que previamente hay que liberarse de esa mochila que se instaló en el mismo momento de la concepción. Y eso requiere de dedicarse a uno mismo durante un tiempo, de desarrollo personal. A veces, por no afrontar nuestra realidad damos vueltas, y este proceso de desarrollo personal se puede eternizar. Todo es mucho más fácil, realmente sólo necesitamos UN INSTANTE. En ese instante, hay una muerte en vida y todo vuelve a empezar, pero esta vez con menos creencias limitantes, y nuestra vida cambia, vaya si cambia….

La verdad es que al igual que las partículas subatómicas, morimos a cada instante y volvemos a nacer, pero este momento en concreto (TOMA DE CONCIENCIA) morimos de nuevo para aportar nuestra información al Inconsciente Familiar, y cuando volvemos, todo es diferente. Sentimos la vida de forma distinta, cambia nuestra energía, y nuestros miedos se diluyen.

Ahora si, ya estamos en otras condiciones para permitirnos experimentar aquellas cosas que siempre deseamos hacer pero que nuestro Inconsciente no nos permitió. Éste es el punto, trascender aquella información que llevamos a cuestas desde el mismo instante de la Concepción.

Salud.

CARLOS MUÑOZ (TERAPIA HOLONICA)

Tel: 687395288

Web: terapiaholonica.com

Mail: terapiaholonica@gmail.com